Uniendo CONOCIMIENTOS formaremos grandes proyectos.

 

Misión & Visión

Misión

 

El Liceo Montería encamina sus diferentes acciones a educar integralmente a los niños y jóvenes, para que orgullosos de su nacionalidad y de su patria asuman su realidad, su vida y su futuro, contando con una escala de valores que en conjunto con los conocimientos y destrezas adquiridos, le permitan ser parte de la sociedad colombiana y el entorno global, contribuyendo positivamente a su desarrollo.

Visión

El Liceo Montería pretende ser una institución educativa de carácter formal, que brinda una educación bilingüe continua en los niveles de Pre-escolar, Básica y Media Académica, de un nivel académico y formativo superior, la cual permita que sus egresados continúen con sus estudios universitarios en instituciones de alto nivel y reconocimiento nacional.

Se visualiza como una institución líder en procesos educativos, incorporando la tecnología al desarrollo humano de sus educandos y conservando la clara escala de valores que ha sido eje de sus procesos formativos: La Moral, la Disciplina, la Eficiencia y el Trabajo.

 

Objetivos

El LICEO MONTERÍA es una institución educativa de carácter privado, que cuenta con los Niveles de Preescolar, Educación Básica y Educación Media vocacional, cuyos objetivos generales son:

  • Brindar una Educación Integral, en la que la Moral, la Disciplina, la Eficiencia y el Trabajo sean los parámetros bajo los cuales se proporcionen los conocimientos y experiencias necesarias para una óptima preparación académica y desarrollo individual.
  • Formar niños y jóvenes capaces de enfrentar la realidad y el futuro teniendo como herramientas una alta escala de valores en los cuales se destaquen la dignidad humana, la libertad, la verdad y el deseo de superación honesta.

 

Filosofía

Como institución educativa de naturaleza  privada, el LICEO MONTERÍA toma en cuenta y acata lo consignado en la ley 115 de 1.994, en lo que respecta a concepto de educación, -art. 1-, concepto de servicio educativo, -art. 2-, fines de la educación en Colombia, -art. 5-, concepto de comunidad educativa, -art. 6, 7 y 8-. Bajo esas directrices el plantel desarrolla su labor en búsqueda de la consecución de sus objetivos, dentro de unas políticas que lo individualizan como plantel y en aras de formar al tipo de Hombre que contribuya al desarrollo de la región y del país.

Como institución educativa mixta reafirma lo concerniente a la igualdad que tienen todos los colombianos a tener acceso a la educación, tal y como lo proclama la Constitución Nacional y la nueva Ley de Educación. 

Su orientación religiosa Católica, tenida en cuenta en el derecho de libertad religiosa y de cultos que proclama la Constitución Nacional, está basada en la misión evangelizadora que tienen todos los católicos practicantes, utilizando para ello los medios permitidos por la ley. El LICEO MONTERÍA está consciente de la necesidad que tiene el Hombre de estructurar su fe a través de los principios de la religión, como una forma de crecimiento espiritual. Respetando la libertad de cultos, espera de los padres de familia y educandos que libremente lo elijan como institución educativa y de los docentes, una participación activa en los ritos del catolicismo  y un comportamiento congruente con los Mandamientos de la Fe Católica, y de aquellos que no la profesan una actitud de respeto hacia los mismos. 

Enmarcado en los principios de la democracia, el plantel acata e incentiva entre todos los miembros de la Comunidad Educativa un quehacer cotidiano democrático, regulado por las normas y leyes de carácter general para todos los colombianos, las reglamentaciones provenientes del MEN y los derechos, deberes y procedimientos consignados en su Manual de Convivencia. 

El concepto de educación integral está basado primordialmente en el concepto de hombre. En este sentido, es básico entender que el hombre es un ser bio-psico-social, ubicado en una cultura, con un pasado histórico que lo determina significativamente, un presente conformado por interacciones con el medio ambiente y capaz de labrar su futuro individual y colectivo.

El hombre, en su componente biológico, es producto de lo heredado, lo congénito y lo configurado en el proceso de crecimiento y desarrollo. En este aspecto, la educación que pretende brindar la institución se refiere a facilitar al máximo la potenciación y expansión de aptitudes y destrezas físicas e intelectuales. Sin dejar de considerar las diferencias individuales de cada uno de sus educandos, espera que cada uno de ellos logre un nivel óptimo de sus características biológicas, proporcionándoles el ambiente y las estrategias necesarias para ello.

En su dimensión psíquica, la educación se enfoca en la estructuración de una clara escala de valores, el logro de la armonía interna que permite una convivencia sana y productiva, la concientización acerca de los deberes y derechos que tiene como individuo y como miembro de la humanidad y la búsqueda y defensa del bienestar personal sin malograr el de los demás. La Educación Integral, según lo anteriormente expuesto, está enfocada en la consecución de un hombre asertivo y ético, útil a la sociedad y bondadoso con sigo mismo.

En lo referente a la dimensión social del hombre, la educación apunta tanto a brindarle los conocimientos teórico-prácticos que le permitan integrarse a la sociedad, al trabajo, a la investigación y a la ciencia, como a brindarle las pautas de convivencia que hagan positiva, productiva, digna y beneficiosa dicha integración. 

 

 

Historia

El LICEO MONTERÍA fue fundado en 1.953 por los señores Lic. ASTOR AGUIRRE CAMACHO, BENJAMIN MACENET y GABRIEL REY CÁRDENAS.

El naciente departamento de Córdoba no contaba con instituciones educativas que ofrecieran los estudios secundarios completos, obligando a los padres de familia que aspiraban brindar a sus hijos una educación superior trasladar a éstos a ciudades lejanas como Cartagena, Medellín o Bogotá. Este hecho motivó a los fundadores, todos ellos con formación y experiencia docente, para emprender conscientemente la tarea educativa con entusiasmo, honestidad y profesionalismo. La acogida que tuvo el plantel se reflejó inmediatamente en la población estudiantil, la cual estaba conformada por jóvenes monterianos y de otros municipios y poblaciones del alto y bajo Sinú.

Desde su comienzo el LICEO MONTERÍA se rigió por un lema que expresa claramente el tipo de formación y de vivencia que brinda a sus educandos: MORAL, DISCIPLINA, EFICIENCIA Y TRABAJO. Bajo estos parámetros ha educado a tres generaciones de cordobeses, muchos de los cuales han sido ya protagonistas de los destinos y el progreso de la región en diferentes áreas del saber, algunos como líderes políticos y sociales y una gran mayoría como profesionales idóneos y eficientes. 

En 1.955 la sociedad limitada quedó reducida a los señores AGUIRRE CAMACHO y REY CÁRDENAS. En 1.957, por la muerte del entonces Vicerrector y socio AGUIRRE CAMACHO, se disolvió la sociedad limitada, quedando como único dueño quien fuese rector durante 42 años, el Lic. GABRIEL REY CÁRDENAS.

En diciembre de 1.965, a los 12 años de su fundación, egresó la primera promoción de Bachilleres, siendo en esa fecha la institución exclusivamente de carácter masculino. En 1.975, la Secretaría de Educación del departamento autorizó al colegio para funcionar como institución educativa de carácter mixto.

Se ha destacado el colegio por su rendimiento académico, reconocido por entidades privadas y oficiales. Cuando existía el Concurso Coltejer, del colegio egresó el mejor Bachiller del departamento en dos oportunidades. Desde que el Ministerio de Educación Nacional estableció los Exámenes de Estado en el año de 1982, como medio para evaluar el desempeño de los bachilleres y la calidad de la educación impartida por las instituciones educativas, el plantel se ha destacado en ambas dimensiones, haciéndose acreedor a la medalla y a la mención «ANDRÉS BELLO. El plantel está ubicado actualmente  en la categoría «A+» según la clasificación del ICFES.

La historia del LICEO MONTERÍA no solamente está enmarcada por una alta exigencia académica, reflejada en los excelentes resultados de sus bachilleres. Se ha destacado también el colegio en diferentes actividades, en la que se puede resaltar el hecho de haber sido la primera institución educativa en contar con una Banda de Guerra,  hoy denominadas Bandas Marciales , en el departamento de Córdoba. En 1.956 el plantel organizó por primera vez su Banda, la cual engalanó los desfiles conmemorativos de las fiestas patrias y otras manifestaciones cívicas hasta 1.972, año en el cual la situación sociopolítica que se vivía en el país impedía el normal desarrollo de ciertas actividades escolares y cívicas. Sin embargo, en el pensamiento de las directivas de la institución la idea de resaltar el espíritu cívico y el amor a los Símbolos Patrios dentro de sus educandos a través de actividades como la Banda Marcial estaba presente, y es así como en 1.983 el plantel vuelve a liderar a los colegios del departamento al ser el primero en conformarla nuevamente. Desafortunadamente, la situación socio política de la región nuevamente se tornó poco propicia para este tipo de manifestaciones cívicas y por esa razón fue suspendida en el año 2000.

 

Valores

La Educación Integral brindada por el LICEO MONTERÍA está enmarcada por cuatro valores esenciales: la MORAL, la DISCIPLINA, la EFICIENCIA y el TRABAJO.

 

MORAL

 

Cuando se hace referencia a la Moral, no se parte exclusivamente de la concepción de moral religiosa. En este caso se entiende como Moral al conjunto de obligaciones y directrices firmemente internalizadas por el individuo, que se articulan en la realización de la vida misma, de cara a los aspectos y situaciones de esa vida y en el marco de los procesos e instituciones sociales. La Moral, llámese también conjunto de leyes naturales, costumbres o instituciones, es aquella instancia que pone directrices, convirtiéndose en un núcleo de estabilización en los niños y jóvenes.

 

Al señalar a la Moral como uno de los valores en medio de los cuales se proporcionen los conocimientos y experiencias el plantel, se espera que todos los integrantes de la Comunidad Educativa actúen moralmente, es decir, realizando con plenitud de conocimiento y responsabilidad las actividades, en el proceso de comunicación e interacción, y en el respectivo contexto socio-cultural de este proceso.

DISCIPLINA

 

La Disciplina como valor de la Educación Integral, se entiende como la capacidad que debe tener el individuo para auto-regular sus acciones, de manera que estas sean congruentes con las normas y preceptos y le permitan alcanzar las metas y\o logros propuestos dentro de los términos de tiempo y espacio establecidos. Tomada así, la Disciplina no es un control externo represivo, sino por el contrario una capacidad interna para exigirse y cumplir, en beneficio individual y grupal.

 

La Disciplina implica entonces la toma de conciencia de los deberes y derechos y de la bondad existente en el acatamiento de éstos, para el logro de una convivencia formadora.

 

EFICIENCIA

 

El valor de la Eficiencia es básico, tomado este como la capacidad de lograr el máximo desempeño en cualquier acto, de naturaleza física o intelectual, utilizando plenamente las destrezas, aptitudes y conocimientos con que cuenta el individuo. Para ello, implícitamente debe contarse con una voluntad de acción, que solo es posible si el Hombre es consciente y responsable del papel a desempeñar en su medio ambiente presente y futuro.

 

La Eficiencia es indispensable si se quieren rebasar los límites de la mediocridad y la desidia, buscando un protagonismo responsable en cualquier circunstancia de la vida.

TRABAJO

 

Por último, conformando el LEMA del plantel y como valor fundamental de una Educación Integral, se toma al Trabajo. Se parte de que el trabajo es una condición fundamental de la vida humana y que de cierto modo constituye el presupuesto y fundamento de todas las producciones culturales del hombre, como el lenguaje, la ciencia, la sociedad, el arte etc. En este sentido el Trabajo es la mediación entre hombre y naturaleza, que permite la dignificación del ser humano.

Se entiende entonces que el Trabajo, en vez de ser una circunstancia molesta, apabullante e impuesta, -en este caso sinónimo de «tarea»-, es una condición indispensable para el desarrollo del Hombre como tal, que permite su integración al medio social, aportando y aportándole continuamente. Entre los miembros de la comunidad Liceísta el Trabajo es una herramienta de crecimiento, dotado de una carga afectiva positiva e imprescindible para su Formación Integral.

Nuestros Símbolos

Uniendo CONOCIMIENTOS formaremos grandes proyectos.

 

BANDERA

La bandera Liceísta está engalanada por los colores blanco y verde, distribuidos de tal forma que guarda una singular armonía, entre la viveza sin igual del color vegetal y la resplandeciente belleza del color de la paz. Su división cuadrangular le da un cierto aire de prestigio y sobriedad, como si se tratara de un tablero de ajedrez, donde se jugase una cordial partida entre la rectitud y la responsabilidad que significa el blanco y la esperanza de ser mejor dentro de una disciplina, que nos da el color verde.

ESCUDO

El escudo del LICEO MONTERÍA está constituido por elementos que reflejan su filosofía. Su diseño es el siguiente:

HIMNO

Liceísta si somos promesa de la patria de Dios y del bien de la mente que estudia y que piensa sus mejores seremos también.

La constancia que alienta el esfuerzo es la forja, martillo y crisol donde lábrase el oro más puro con destellos robados al sol.

La virtud es valor que aquilata la nobleza del rubio metal amalgama que explende en la fragua moldeando el más bello ideal.

Repudiemos la influencia del vicio por el arte que eleva el honor por la ciencia que forma a los sabios por la fe que alimenta el amor.

La conciencia de Dios como guía que señala el camino moral mantengamos en alto encendida orientada hacia el triunfo final.

Si el maestro es apóstol que enseña la doctrina que logra salvar es deber gratitud y grandeza levantarle un magnífico altar.

Liceísta de Córdoba, el genio nos ordena la cima escalar por la fama de nuestro colegio Liceísta de nuevo a triunfar!

UNIFORMES

El uniforme es un símbolo de unidad e igualdad y expresión externa de adhesión a los valores institucionales. Es obligatorio y se usa en todas las actividades escolares, dentro y fuera del plantel. La correcta presentación personal es expresión de cortesía y contribuye a una adecuada socialización.

El plantel cuenta con diferentes versiones del uniforme, adecuados para ser utilizados en diversos momentos. Los modelos y especificaciones de los mismos están permanentemente a disposición de los padres de familia en la oficina de secretaría. Así mismo la información acerca de los lugares en los que pueden ser adquiridos.

Los uniformes pueden ser adquiridos bajo la modalidad de Outsourcing en:

JM UNIFORMES: Calle 36 No. 8-61 Tel. 7827112

 

Políticas de calidad

El Liceo Montería se compromete con la satisfacción de las necesidades y expectativas de sus beneficiarios a través de una formación integral de tipo superior, conservando la clara escala de valores que han sido eje de su proceso formativo: la moral, la disciplina, la eficiencia y el trabajo.

Busca el desarrollo de las competencias del personal en un ambiente laboral confiable, que propicie el trabajo en equipo y las posibilidades de desarrollo individual

Objetivos de calidad

  • Garantizar una educación integral en la que la moral. La disciplina, la eficiencia y el trabajo sean los parámetros bajo los cuales se proporcionen los conocimientos, necesarios para una óptima preparación académica y desarrollo individual.
  • Satisfacer las necesidades y expectativas de los beneficiarios buscando su permanencia y continuidad en la institución.
  • Garantizar la permanencia y proyección de la institución a mediano y largo plazo.
  • Fortalecer las competencias del personal para un óptimo desempeño laboral.
  • Mantener un buen clima laboral, en donde predomine la confianza, propiciando un trabajo de calidad.
  • Proveer oportunamente los recursos financieros y físicos necesarios para apoyar la ejecución de los procesos.